Decálogo de ecología lingüística

Contiene medidas para que padres y madres puedan incidir en las prácticas lingüísticas de sus hijos.

1 Reflexiona sobre tu motivación, conocimiento y uso del euskera.

Además del conocimiento, también transmites las actitudes y hábitos de uso del euskera. ¿Qué valor otorgas a vivir en euskera? ¿Por qué te gustaría que tus hijos vivieran en euskera? ¿Disfrutas con el euskera? ¿Eres capaz de defenderte en euskera tan bien como en las demás lenguas que conoces? ¿Te esfuerzas por mejorar tu euskera? ¿Dónde, con quién y cuándo hablas en euskera? Cuando estás con alguien que no habla tan bien como tú en euskera, ¿sigues hablando en euskera, de forma que te entienda? ¿Hablas con más comodidad en euskera a medida que lo hablas más? En lo que a la educación de tus hijos se refiere, ¿gestionas activamente su proceso de aprendizaje?

Si quieres influir en el uso del euskera de tus hijos, el primer paso puede ser mirar para dentro e identificar lo que haces, lo que puedes hacer y lo que estás dispuesto a hacer en relación al euskara.

2 Conoce la situación lingüística: La crisis mundial de las lenguas y la situación sociolingüística del euskera también influyen en la lengua que escogen nuestros hijos e hijas.

Vivimos en una paradoja. En el mundo existen alrededor de 6.500 lenguas, pero esta diversidad va disminuyendo a gran velocidad (cada 15 días desaparece una lengua). A su vez, cada vez se hablan más lenguas en el territorio del euskera, y el euskera es una lengua minoritaria en su territorio. Este desequilibrio lingüístico también influye en la lengua que escogen nuestros hijos e hijas y como padre o madre, puedes equilibrar la realidad lingüística de tus hijos, sobre todo en sus primeros años de vida, en la etapa de su primera socialización.

3 Observa la situación lingüística y las prácticas de los hijos e hijas: ¿Dónde, con quién, cuándo hablan en euskera?

¿En qué situaciones utilizan más el euskera nuestros hijos? ¿Qué factores podrían influir? ¿Cómo influyen las intervenciones de los padres? ¿Cuándo, con quién y dónde no utilizan el euskera tus hijos? ¿Se produce algún cambio a medida que crecen? Observar dónde, cuándo y con quién hablan euskera nuestros hijos es el primer paso para identificar qué medidas podemos tomar.

4 Disfruta del proceso de adquisición lingüística de tus hijos, estimúlalos, y cuida la comunicación que tienes con ellos.

El lenguaje es la principal característica del ser humano, y cada lengua está asociada a una cultura. Es emocionante observar la forma en que nuestros hijos e hijas van adquiriendo el lenguaje. Ninguna lengua es difícil para nuestros hijos, y padres y madres tenemos la oportunidad de estimular el proceso de aprendizaje desde su nacimiento, mediante la oralidad, el vocabulario y la apertura de vías de comunicación. Podemos estimular que nuestros hijos e hijas se conviertan en vascohablantes plurilingües, y abrir, además, vías de comunicación efectivas con ellos.

5 Fomenta una actitud positiva hacia la diversidad lingüística y dale prestigio al euskera.

Podemos trabajar la conciencia lingüística de nuestros hijos desde una edad muy temprana, adaptándonos a su desarrollo y edad. Podemos hablar sobre el euskara y la diversidad lingüística y su efecto en nuestra vida cotidiana, fomentar el interés por ellas, otorgar valor al hecho de ser vascohablantes y subrayar el valor del euskera, dado que el prestigio es un factor que incide claramente en el uso de las lenguas minoritarias.

6 Protege y crea contextos en euskera, y acuerda cuales serán las prácticas lingüísticas de la familia.

Los niños son maestros de la adaptación; saben desde muy pequeños qué idioma es más efectivo, dependiendo del contexto, de la persona o del grupo; se valen del principio de la economía (intentan obtener el mejor resultado con el menor esfuerzo posible). Si nuestros hijos tienen la oportunidad de hablar en euskera en la mayoría de relaciones y situaciones (en el hogar, en el centro educativo, en la calle), interactuarán en euskera con naturalidad.

Por otra parte, si ofrecemos a nuestros hijos espacios y ambientes donde se hable en euskera y experiencias en euskera fuera casa, facilitaremos su proceso de euskaldunización. Por ejemplo, podemos consumir en tiendas locales donde atiendan en euskera, solicitar médicos y monitores deportivos vascohablantes, participar en actividades culturales y de ocio en euskera, movernos en el mundo digital en euskera… ¿Qué más? En casa, elegir que el euskera sea la lengua para relacionarse en familia puede ser una decisión estratégica para que los hijos sigan hablando en euskera durante la adolescencia.

7 Ayuda a los hijos y enséñales a seguir utilizando el euskera en contextos no tan vascohablantes.

El uso del euskera se encuentra limitado a determinado ámbitos. Si utilizamos el euskera de la forma más positiva posible en contextos y relaciones no tan vascohablantes, estaremos enseñándoles a ser asertivos y hablar también en euskera en esas situaciones. También está en nuestra mano acompañar a nuestros hijos en este camino y hacérselo más fácil.

Por una parte, podemos enseñar y animarles para que sus primeras palabras sean en euskara y para que sigan en euskera con los que lo entienden, aunque no lo hablen. También podemos compartir con ellos nuestras experiencias para que aprendan a salir airosos ante actitudes negativas. Por otra parte, si los amigos de tus hijos no provienen de hogares vascohablantes o no acostumbran a hablar en euskera, dales la oportunidad de acercarse al euskera y de vivir en euskera con vosotros.

8 Habla en euskera con tu pareja, relaciónate en euskera con el grupo de padres y madres, y activa tu proceso de aprendizaje.

Los hijos tienden a imitar las prácticas lingüísticas que ven en sus padres. Fomenta y acuerda el uso del euskera en los espacios que compartís en las asociaciones de padres y madres, en los grupos de whatsapp y en las relaciones con el centro educativo. Ser padre o madre es una excelente oportunidad para acercarte al euskera y para comenzar o retomar tu proceso de aprendizaje junto con tus hijos. Tus hijos pueden ser tus compañeros de viaje en este proceso de aprendizaje. ¡Les encantará!

9 Introduce el euskera en la vida de vuestros hijos a través de vivencias positivas, felices y diversas.

Sepáis o no euskera en casa, padres y madres podéis fomentar el uso del euskera entre vuestros hijos. En los centros educativos el modelo de inmersión lingüística es el más eficaz para que nuestros hijos e hijas aprendan y amen el euskera, y se conviertan en vascohablantes plurilingües. Durante los ratos de ocio, ofrece a tus hijos la oportunidad de conocer la cultura euskaldun en sus diversas variantes, tanto en las actividades extraescolares como en las colonias estivales o en el día a día.

10 Empieza con el decálogo, evalúa el resultado y felicita a tus hijos por su evolución. Gracias por ser ecologistas lingüísticos :)

¿Qué medidas pondrás en marcha este año para que tus hijos tengan más oportunidades de vivir en euskera y para motivarlos aún más? ¿Qué actividades del decálogo habéis puesto en marcha? ¿Habéis disfrutado? ¿Habéis relacionado el euskera con experiencias positivas y placenteras? ¿Ha mejorado el nivel de euskera de tus hijos? ¿Han cambiado algunos hábitos lingüísticos en tu casa? ¿Y en el ecosistema de tus hijos? ¿Os ha resultado difícil ser ecologistas lingüísticos? Y a partir de ahora, ¿qué? Felicita a tus hijos e hijas por su evolución. ¡Bravo!

Descarga aquí el decálogo en formato pdf: dekalogoa (eu) | decálogo (es) | décalogue (fr)


Pulsa en la imagen para acceder al diccionario práctico para familias (eu-es-fr) de la mano de aek